El avance de la radiología intervencionista

Facultativos en una sala de radiología intervencionista

La radiología intervencionista (RI) es una disciplina médica que se encuentra en constante evolución y está enfocada en el diagnóstico y tratamiento de patologías mediante procedimientos con imagen. Además, es una de las ramas de la medicina que más está avanzando en los últimos años, pues se ha convertido en una herramienta indispensable para el diagnóstico y tratamiento de diferentes patologías.

¿Qué es la radiología intervencionista?

La radiología intervencionista es una práctica médica que usa imágenes por resonancia magnética, tomografía computarizada (TC) y/o escáner ultrasonido para diagnosticar y tratar patologías, como tumores y aneurismas abdominales, entre otros. Se trata de una disciplina que está creciendo rápidamente debido principalmente a dos razones: el desarrollo de la tecnología médica, ya que el uso de un sistema informático avanzado es fundamental para obtener resultados precisos; y el aumento de pacientes con problemas cardiovasculares, neurológicos o relacionados con la medicina nuclear.

Aplicaciones de la radiología intervencionista

La radiología intervencionista se presenta como una alternativa terapéutica para los pacientes que padecen patologías en las áreas de gastroenterología, urología, cirugía vascular, neurocirugía, oncología y hematología. En la actualidad existen avances tecnológicos que permiten un mayor control de las lesiones durante el procedimiento quirúrgico e incluso permiten la incorporación de nuevos conceptos terapéuticos en el campo de la medicina intervencional. Gracias a estos avances, han surgido nuevos tipos de procedimientos diferentes como, entre otros, angioplastias coronarias (usando catéteres guiados por TC), cateterismo cardíaco, cirugía endoscópicamente usando TC, o cirugía laparoscópica (usando TC).

El reconocimiento de voz en radiología intervencionista

El reconocimiento de voz y los sistemas de dictado de informes permiten a los facultativos ir completando el informe a medida que se va llevando a cabo la intervención, ya que no requiere el uso de las manos y se puede seguir llevando a cabo el procedimiento en cuestión. De esta manera el informe se emite con mayor nivel de detalle y con mayor celeridad, ya que no hay que esperar a finalizar la intervención para completarlo. 

Conclusión

La radiología intervencionista ha evolucionado mucho desde que se inició en los años 50 y 60, hasta convertirse en una  de las áreas más innovadoras y de mayor crecimiento en la radiología actualmente. Los avances tecnológicos han permitido mejorar la calidad de imagen y obtener imágenes más precisas y detalladas facilitando así su aplicación en áreas como la cirugía y dando lugar al surgimiento de nuevos procedimientos como los mencionados anteriormente.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías

Categorías

Etiquetas

Compartir