Efectos de la radiación ionizante para profesionales de la salud

Enfermera haciendo uso de una máquina de radiología que desprende radiación ionizante

La radiación ionizante se utiliza en el diagnóstico y tratamiento de numerosas enfermedades. Sin embargo, debido a su naturaleza química, es altamente nociva para los organismos humanos y puede causar graves daños a los tejidos y órganos. Hay muchos profesionales de la salud que trabajan directamente con máquinas que emiten radiación ionizante, como las radiografías. Esta radiación tiene una alta energía y su exposición prolongada puede provocar cáncer y enfermedades genéticas.

¿Qué es la radiación ionizante?

La radiación ionizante es un tipo de radiación que se emite en forma de una onda de partículas subatómicas y que posee energía suficiente para desprender electrones del átomo. Los rayos X, Röntgen o radiodifusión son ejemplos de radiaciones ionizantes. Esta radiación tiene efectos secundarios que pueden ser graves para quienes realizan su trabajo en contacto directo con ellas, como algunos profesionales de la salud.

Paciente en una sala de radiología donde puede haber radiación ionizante

¿Qué efectos puede tener la exposición prolongada a la radiación ionizante?

Las radiaciones ionizantes se clasifican como radiaciones beta, gamma y X. Las primeras dos son las más peligrosas para la salud porque penetran al interior de nuestro organismo sin ningún tipo de protección, con lo cual pueden dañar los tejidos ocasionando cáncer, enfermedades cardiovasculares o neurológicas.

En el caso de los rayos X, por ejemplo, cuando la partícula cargada se acerca a otra partícula no cargada (por ejemplo, un electrón), se puede producir una transferencia de energía entre las dos partículas que puede dañar los tejidos de un organismo.

Los efectos más importantes son: daño a los tejidos del cuerpo, riesgo de cáncer (carcinogénesis) y enfermedades neurodegenerativas (encefalopatía).

¿Cómo afecta la radiación ionizante a los profesionales de la salud?

La radiología es una de las ramas más importantes de la medicina, su utilización es cada vez más extendida en todos los ámbitos y no paran de surgir nuevos procedimientos relacionados, por ejemplo, con la radiología intervencionista o la tomografía computarizada. Por esto, el empleo de radiaciones ionizantes para la obtención de imágenes está regido por normativas y directrices que permiten el uso seguro y eficaz de estos dispositivos, además de los avances en la tecnología médica y los equipos utilizados que cada vez emiten menos radiación.

Los efectos de la radiación ionizante para profesionales de la salud son muy variados y dependen del tipo de radiación utilizada y de la intensidad con que ésta es expuesta al organismo humano. Los profesionales de la salud están expuestos a este tipo de radiaciones desde el momento en que inician sus estudios universitarios: los radiólogos durante el diagnóstico y los médicos durante las operaciones quirúrgicas. Además, están expuestos a las radiaciones dentro del hospital porque realizan muchos procedimientos diagnósticos y terapéuticos basados en estas fuentes.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías

Categorías

Etiquetas

Compartir